Entre marzo y julio de 2011 realicé un viaje, dibujando por países de la costa norte el norte mediterránea. Desde entonces, cada vez que traigo noticias de Nuestro Mar, me acerco de nuevo aquí, a contaros lo que he visto y dibujado Desde la Bañera



jueves, 24 de marzo de 2011

Palermo


Un cafecito por 50c en La Bucceria 
Puesto en La Bucceria
  

Encuadernaciones Barone. 90 años
Rehabilitación en La Bucceria
c
Palermo desde Monte Pelegrino

Mondeo desde Monte Pelegrino

Palermo desde el paseo del mar. 

Giuseppe y su jefe.

Alejandro, Jonas y su chica.

Teatro Massimo de noche

Casa vieja en via Massimo

Palermo desde Monreale.

Romy


Dottore Salvatore Bruno

Después de una semana en Plalermo, salgo con la sensación de no haberle hincado bien el dinete. Es una ciudad bien trazada, con una espesa capa de desorden y eso la hace especialmente bella. Me escapé a las afueras porque no me atrevía con ella. Vistas desde Monte Pelegrino y Monreale.
El albergue Hotel Firenze fue mi oficina. Una casona algo destartalalada pero con su abolengo. Su dueño, el Dottore Salvatore Bruno es un hombre tranquilo y de buen corazón que impregna su espíritu en el ambiente, entre sus empleados y en las felices plantas de la terraza.
Ha sido también el sitio necesario para disfrutar de la amistad viajera.
Giuseppe .estaba en la tienda del mercado callejero en que me bebí una cerveza. Luego, el dueño quiso también un retrato.
Alejandro, un Ulises madrileño, llegó el mismo día que yo y, aunque compartíamos habitación, pasaron dos días hasta que desubrimos que ambos somos españoles y empezamos a hablar. Lleva meses viajando por Italia, usando sus ahorros en su odisea particular.
Jonas es un letón agradable y de lengua fácil. Su chica (Sorry, es neatceros savu vārdu) ha estado en España. También afín al arte. Me auxilió con las primeras fotos cuando se me rompió la cámara.
Romy es bióloga y está acabando un master en hidrología. Pero aún tiene el corazón partido entre la ciencia y el arte. Viaja con Maya que es arquitecta y también alemana. Una velada de charla enriquecedora que acabó con muchas risas. Luego se fueron a una casita tranquila frente al mar.
Giuseppe dice que ya no se come como antes. ¡Y yo que estoy encantado con los produtos de aquí. Para mí son los de antes!
Escribo esto el 19 de marzo. Mañana salgo para Agrigento, a ver el Valle de los Templos (romanos). Sicilia es como un esmalte chino. Culturas múltiples, capa sobre capa.
Con la cámara me voy  arreglando, pero  echo de menos un escaner.