Entre marzo y julio de 2011 realicé un viaje, dibujando por países de la costa norte el norte mediterránea. Desde entonces, cada vez que traigo noticias de Nuestro Mar, me acerco de nuevo aquí, a contaros lo que he visto y dibujado Desde la Bañera



lunes, 28 de marzo de 2011

El Valle de los templos

Templo de Hera Lacinia con guarnición de gotitas.

Templo de la Concordia

Templo de  Hera Lacinia dibujado desde un cobijo natural, con hojas de acanto a mi vera, a la izquierda.

piedras provenientes de un cabreo de Hercules...?

templo de la Concordia

Templo de Hércules. Agrigento al fondo.

rinconcito de Agrigento

Panorámica del Valle, un momento antes del chaparrón

A estas alturas ya no veo nada por el visor de la cámara, así que disparo completamente a ciegas, con mucho espacio alrededor para no fallar el tiro. Luego edito con Picassa. Y gracias...
Agrigento, el pueblo que alberga el valle de los templos, tiene edificios solemnes, pero esto aquí es habitual. O sea, no vale la pena. Pero el Valle de los Templos es otro mundo. No solo los templos, muy bien conservados, sino también el valle, el entorno. Los clásicos sabían elegir los sitios. Y potenciarlos con su arquitectura. Un dies a Chirico cuando dice que la arquitectura incrementa el valor del paisaje. Pero que no me lean las constructoras...
Contaba en Agrigento con una tarde y una mañana. Esa tarde llovió y me tuve que refugiar en un arco hecho en la roca de forma natural. El panorama era de película, con el tempo de Hera al fondo y plantas de acanto a mi lado.
Me siento un sketcher guiri. Quiero verlo todo, dibujarlo todo y me precipito. A veces me tienta hacer fotos para dibujar luego (¿cuándo..?). Pero sé que perdería el instante. Cuesta adaptarse.
A la mañana siguiente me decía, esta es la mía. Empecé una panorámica del valle, sentado en la terraza de un ristorante donde no servían ese día, pero me invitaron a un zucco de aranja (en Sicilia son así). Cayó tal chaparrón y tan prolongado, que no pude seguir. Adiós Valle. A Catania.