Entre marzo y julio de 2011 realicé un viaje, dibujando por países de la costa norte el norte mediterránea. Desde entonces, cada vez que traigo noticias de Nuestro Mar, me acerco de nuevo aquí, a contaros lo que he visto y dibujado Desde la Bañera



martes, 5 de julio de 2011

A Florencia, por Milán



Aspectos de Milán y apunte de YiJin.



























Florencia. Apuntes en Santa Maria Novella y en el museo Medici



Perspectivas de proporciones paradógicas en el Duomo.





 
Apuntes en los Medici, Uffizzi y la Academia. La diosa Collatina me condujo directamente a Picasso


Apuntes en la Santa Croce (retrato sepulcral de Miguel Angel) y de la estudiante de matemáticas, Manaa

Yukari recuperando sueño.

Ramsés Ruiz en una pizzeria india de Florencia.

Rio Arno desde el Ponte Vecchio, en medio de un chaparrón traicionero y súbito.




Pintando el Ponte Vecchio, Moon Chamin me pidio que le hiciera una foto.

Florencia. Una historia minúscula


Ramsés Ruiz. Abajo en uno de esos días agotadores, ya en Bolonia.





























Dejé Grecia en Volos tras una breve y grata estancia de Couch Surfing en casa de Anastasia, en lo alto de la montaña.

Me habian dicho que Milán es más para hacer cosas que para ver. Pero un buen paseo siempre resulta enriquecedor. Me asomé al Politécnico y observé también algunas de las aún frescas arquitecturas de los 70, antes de recorrer lo antiguo. Hu Yijing me sirvió el último bocadillo y me hizo constatar por segunda vez (la primera ya fue en Santorini) lo fácil que es caer en tópicos cuando retratas rasgos no habituales.

Y qué os puedo decir de Florencia, viendo las obras in situ, en Santa Maria Novella, en la Iglesia de la Santa Croce, el palacio Medici, la Academia. O pasar horas muertas en los Uffizi.  Es de los sitios en que se perdona y se comprende el turismo.

Una de las cosas que me impresionan de Italia es cómo manejan los volúmenes de sus edificios. Esos espacios siempre llenos se convierten en un juego interminable de proporciones paradógicas. Este Duomo es un buen ejemplo. Si te acercas a la torre parece enormemente mayor que la cúpula pero desde el lado contrario la escala te burla.

En Florencia tuve la oportunidad de estudiar mejor los rasgos orientales porque hay un número considerable de turistas del Este. Y de la manera más natural, lo mismo te piden una foto como Moon Chamin, se sientan en el suelo a tu lado a mirarte, como Manaa, o las tienes de compañeras de albergue, como Yukari (remember my name: you got it - yu gar i) que acribillada de mosquitos, dormitaba por los sofás. Y también de conocer al escultor mexicano Ramsés Ruiz, con quien hice migas y planes. y observépequeñas cosas cotidianas como esa historia minúscula en el parque donde comimos.